Es importante conocer las principales enfermedades en los gatos que pueden afectar a nuestros pequeños amigos felinos y en este artículo nos dedicaremos a hablar de las más comunes y no por ello, menos peligrosas para su salud

Peritonitis Infecciosa Felina (PIF)

Es una de las enfermedades en los gatos donde un virus contamina el abdomen del gato, su hígado, riñones, cerebro y sistema nervioso, creando en éstas zonas abscesos e infecciones. La transmisión del virus puede suceder de dos formas:

Una, a través del contacto del gato saludable con las heces de un gato contaminado, por ejemplo cuando varios gatos comparten la misma caja de arena. Y segundo, a través de la amamantamiento, en que la gata infecta las crías.

Pérdida de apetito, adelgazamiento, anemia, diarrea, fiebre constante, abdomen distendido, ganglios linfáticos aumentados, son alguno de los síntomas.

Infelizmente esta es una de las enfermedades en los gatos de caracter mortal, no existiendo cualquier cura para ella. Una vez que son diagnosticados, podrán vivir poco tiempo más, e inclusive muchos mueren sin siquiera llegar a un diagnóstico concreto de lo que sucede.

Pero aquellos más resistentes, que logran hacerle frente a la PIF, como mucho los estudios indican que la mayor expectativa de vida que han alcanzado, han sido los 2 años desde el contagio y con la ayuda de un intenso tratamiento de apoyo medicamentoso.

Virus de la Inmunodeficiencia Felina (FIV)

Afectando exclusivamente los gatos, la FIV es un virus que disminuye drásticamente la capacidad de respuesta inmunitaria del animal y que facilita la aparición de infecciones oportunistas y otras enfermedades asociadas, tal como si se tratara de un ser humano con síndrome de inmunodeficiencia humana (SIDA), que no es el virus lo que los enferma, sino todo lo que viene a causa de él.

De las enfermedades en los gatos, la FIV es transmitida por un gato infectado a uno saludable, por vía sanguínea, siendo este género de contacto extremadamente frecuente durante las luchas de gatos por una gata en celo, donde las mordidas provocan heridas abiertas.

Luego de contaminados pueden vivir varios años, inclusive hasta 5, sin descubrirse que tienen el FIV positivo. Cuando los síntomas de falta de apetito, adelgazamiento, fiebre, diarrea o dificultades respiratorias persisitieran, lo mejor es hacer un test por laboratorio veterinario (con el cual contamos en La Pastora), para determinar fehacientemente la presencia o no del virus.

Una vez contaminado, el virus se aloja en el cuerpo del gato para siempre. No existe cura, pero pueden vivir una vida normal y larga, desde que el tutor le proporcione una alimentación saludable y equilibrada, complementada con sumplementos vitamínicos, asegure su vacunación correctamente y se mantenga siempre atento a la condición física del animal y a mantenerlo dentrode casa para dos cosas, por un lado que no se exponga a ser herido en peleas con otros gatos, y en segundo lugar, para evitar que otros gatos fueran contaminados.

Riñón Poliquístico (PKD)

De las enfermedades en los gatos, la enfermedad del riñón poliquístico o PKD por sus siglas en inglés (Polycystic Kidney Disease, se caracteriza por la aparición de quistes en los riñones del gato, que provocan disfunción renal.

La formación de los quistes sucede aún en el período gestacional, sin embargo estos aumentan de tamaño con el paso del tiempo y pueden variar de 1 milímetro a 1 cm de diámetro. Normalmente los animales más ancianos, presentan quistes mayores y en mayor cantidad que los animales más jóvenes.

Alguno de los síntomas clínicos de la enfermedad de riñón poliquístico en gatos son: depresión, pérdida o reducción del apetito, sed constante, micción excesiva y pérdida de peso. Los problemas comienzan con el crecimiento de los quistes, que provocan la disfunción renal, llevando finalmente a la falla renal completa si no es tratado.

El diagnóstico debe ser realizado de forma no agresiva, por medio de ultrasonido veterinario, con los cuales también contamos en La Pastora. A los 10 meses de edad, el exámen anatómico llega a un 98% de precisión.

Infelizmente de las enfermedades en los gatos, esta es otra que no cuenta con una cura definitiva. El tratamiento tiene como principal objetivo detener lo más posible el crecimiento de los quistes y la evolución de la condición.

El tratamiento farmacológico está destinado a disminuir el trabajo de los riñones afectados por insuficiencia y a prevenir todas las complicaciones orgánicas que podrían derivar de esta situación. Este tratamiento junto a una dieta de buena calidad baja en fósforo y sódio, a pesar de no cambiar la presencia de los quistes, podrá mejorar la calidad de vida de tu gato.

Virus de la Leucosis Felina (FeLV)

Tal como el FIV, también el FeLV es una de las enfermedades en los gatos inmunodepresivas, que le quita al sistema inmune de forma gradual la capacidad de defenderse de enfermedades e infecciones que en un gato sano serían banales, pero en un gato con FeLV pueden volverse fatales.

Por encima si ya no fuera grave por si solo, además del aumento en la incidencia de infecciones varias, el FeLV está también asociado al desarrollo de tumores o leucemias mortales. Este virus solo puede ser transmitido entre gatos por vía salival, lagrimal, orina, heces o a través de la leche materna durante la amamantación.

El descubrimiento del virus FeLV en nuestro gato, es generalmente precedida por sintomas como: pérdida o falta de apetito, anemia, diarrea, enfermedad respiratoria crónica, infecciones crónicas de la boca, abscesos persistentes y recurrentes. Sin embargo, cerca del 25% a 30% de los gatos contagiados rechazan naturalmente el virus y así se evita la infección.

Luego existe otro 30% que mantiene una concentración elevada del virus en sangre, con el riesgo de contraer linfoma u otra enfermedad asociada al FeLV. El 40% restante desarrollan una infección que acaba por “curarse” pero se vuelven portadores del virus de forma crónica y que podrá activarse si el sistema inmune del animal estuviera debilitado, o expuesto a otras enfermedades.

Otra de las enfermedades de los gatos para la cual no hay cura definitiva, sino que dependemos de los cuidados paliativos que podamos ofrecer, como una buena alimentación y suplementos vitamínicos, evitando el contacto físico con otros animales, no compartir comederos, bebederos, juguetes, y cajas de arena y mantenerlos dentro de casa lo más posible.

En promedio, un portador del virus FeLV vive dos años más luego de la contaminación, existen estudios que indican una tasa de sobrevida de tres años y medio para alrededor del 83% de los felinos infectados con él.

La única forma que tu gato jamás se contagie con FeLV es la vacuna, ya existente y que puedes y debes administrarle en conjunto con tu veterinario.

Coriza Felina

Bajo este nombre existen dos virosis responsables por síntomas idénticos, asociados a patologías del sistema respiratorio. La infección por calicivirus o por herpesvirus. Estas infecciones pueden provocar lesiones irreversibles en la mucosa respiratoria, con una deshidratación generalizada e intensa, pudiendo llevar a la muerte pequeñas crías de gato. Aquellos animales infectados ya adultos, se volverán portadores crónicos del virus.

Panleucopenia

Es una de las enfermedades de los gatos de caracter viral, provocada por un parvovirus que se origina en una leucopenia muy importante (disminución de los glóbulos blancos), así como una diarrea aguda. Puede llevar a la muerte pequeños gatitos y la hembra gestante infectada, puede gestar cachorros malformados fruto de esta infección.

Leucosis

Es una de las principales enfermedades de los gatos. Tiene carácter letal. Esta enfermedad provocada por un retrovirus, puede estar relacionada con una situción de anemia, aparición de tumores o leucemia. Un análisis de laboratorio sanguíneo previo a la vacunación de los cachorros se aconseja para una evaluación más completa del estado del animal.

Rabia

La enfermedad de los gatos provocada por un rabdovirus y que se transmite por mordeduras. La vacunación antirábica de los gatos y perros en Uruguay contra esta enfermedad es obligatoria.

Clamidiosis

Esta enfermedad es provocada por una bacteria y se caracteriza por conjuntivitis severas y a veces, hasta alteraciones pulmonares profundas.

Toxoplasmosis

Es una enfermedad de los gatos parasitaria, en la cual el animal puede actuar como uno de los huéspeddes del parásito. Es la enfermedad más temida por las mujeres embarazadas, ya que hay toda una teoría popular alrededor de su nombre y lo negativamente que afectaría un embarazo la presencia de un gato con toxoplasmosis en casa.

Estudios recientes demuestran que, respetando las siguientes reglas el riesgo de transmisión del parásito del gato al hombre es casi NULO.

  • No alimentar los gatos con carne cruda o mal cocida
  • Eliminar diariamente las materias fecales de la caja de arena
  • Hacer el jardin siempre con guantes de goma puestos.
  • Hervir el agua no potable antes de su utilización.
  • Desparasitar regularmente el animal.

Y ante cualquier duda o consulta no dejes de ponerte en contacto con nosotros AQUI. Este artículo es un resumen informativo, pero deberá ser un veterinario quien determine la salud de los animales e indique el tratamiento más adecuado para devolverles la salud, o paliar una situación crónica.