Te invitamos a volver algunas décadas en el tiempo y conocer la fabulosa historia, no tan conocida, del primer gato guía del Mundo! Así es! No solo los perros pueden cumplir tan importante ayuda para el ser humano con dificultades sensoriales. Conoce su historia!

En 1947 una señora invidente llamada Carolyn Swanson, fue destaque en la revista LIFE con su animal de compañía “especial”… un gato llamado Bebé, que la llevaba con seguridad a todos los lugares donde ella necesitaba ir.

Bebé se convertía entonces en el primer Gato Guía del cual hay registro en el Mundo. El felino ayudaba a Carolyn a salir de casa, cruzar la calle y hacer su vida tan normal como fuera posible, a pesar de ser no vidente. Sin lugar a dudas, las tareas que Bebé hacía, eran sumamente poco comunes en un gato y es por ello que normalmente son los perros, los entrenados para ésta tarea y según los especialistas por su forma de ser, los perros justamente son los animales elegidos como guías… pero Bebé era un gato especial!


LOS GATOS PUEDEN SER GUÍAS DE NO VIDENTES?

La forma en que los gatos ven el mundo, es bastante diferente a la nuestra. Los ojos de los gatos están más adaptados a ver en la oscuridad, donde son mucho mejores que cualquiera de nosotros, pero su visión diurna, es claramente inferior. Ellos ven una versión desenfocada y algo descolorida de lo que nosotros veríamos normalmente.

Su alcance visual también es bastante diferente. Los humanos logramos distinguir objetos a unos 180 metros de distancia cuando tenemos visión normal, mientras que los gatos, lo máximo que logran ver es a una distancia de 60 metros.

Además de ésto, mientras los perros tienen una historia evolutiva más próxima a los seres humanos y fueron entrenados para ejecutar tareas específicas en nuestro beneficio, la historia de domesticación de los gatos es bastante diferente, no siendo inclusive animales propensos a ser entrenados o seguir órdenes.

Por lo tanto, la respuesta a la pregunta de si los gatos pueden ser guías de no videntes… la respuesta es que en su gran mayoría NO.

A pesar de ello, en situaciones esporádicas (como la de Bebé por ejemplo), los gatos parecen desempeñar la tarea de ser gatos guía con relativo éxito.

HAN EXISTIDO MÁS GATOS GUÍAS COMO BEBÉ?

Además de la historia de Carolyn y Bebé, han aparecido en todos estos años, historias semejantes de forma esporádica.

Robert Sollars, un consultor de seguros de Arizona, se quedó ciego en 2003 debido a una retinopatía diabética y su gato, llamado Admiral K’reme, se volvió inmediatamente y casi sin entrenamiento alguno, en su ayudante de tareas día a día.

Admiral guiaba a Robert por la casa, anticipando sus movimientos y maullando por el camino que Robert quería seguir. Robert llegó a contar que su minino estaba inclusive atento a sus idas al baño durante la noche y no paraba de maullar guiando el camino, mientras el caminaba de regreso a la cama.

Existen también por lo menos dos historias de gatos guías… pero no guiaban humanos, sino PERROS no videntes!

En 2008 surgió la historia sobre una gata llamada Libby que guiaba a su amiga canina llamada Cashew, evitando que se golpeara contra los obstáculos y acompañándola inclusive hasta un lado de su plato de comida. Solo se separaban cuando los tutores sacaban a pasear a Cashew.

Otro caso fue el del perro Terfel que perdió la visión debido a cataratas y cuya vida cambió totalmente cuando su dueña adoptó una gatita en situación de calle y la llamó Pwditat. La pequeñita sin entrenamiento alguno, comenzó a incentivar a su nuevo amigo a salir de su sedentarismo provocado justamente por no ver y sentirse inseguro y comenzó a acompañarlo en sus salidas al jardín, tocándolo con sus patas todo el trayecto, mientras el perro seguía por los toques de su amiga y así, pasean largos ratos.

“Nunca vimos algo semejante, Pwditat pareció entender de inmediato que Terfel no veía y necesitaba su ayuda. Ella utiliza sus patas para guiarlo. Están muy ligados el uno al otro e inclusive duermen juntos” cuenta Judy Godfrey-Brown.

En verdad que los animales son seres maravillosos y como las historias te lo muestran, no hay raza ni especie que lo determine, porque hay algo en ellos que es superior a todo ésto, que es el inconmensurable afecto y sentimiento de servicio que muchos de ellos desarrollan en especial por aquellos humanos que les han salvado la vida cuando son adoptados y han sido sacados de la terrible vida en las calles o las perreras.

Te animamos siempre a que adoptes un animal para que puedas experimentar esa bella experiencia y que regularmente lo lleves a consulta veterinaria para su vacunación correspondiente y chequeos de salud. En Clínica Veterinaria La Pastora estamos preparados y siempre dispuestos a dar lo mejor de nosotros, para que tu animal de compañía tenga la mejor calidad de vida posible.