La anestesia para perros y gatos pasó por grandes cambios y avances en los últimos años. Nuevos medicamentos anestésicos y progresos en el monitoreo de los pacientes, aumentaron la seguridad de los procedimientos, permitiendo que aquellos animales considerados como pacientes de alto riesgo, como aquellos con enfermedad cardíaca, renal, diabéticos y recién nacidos, sean anestesiados con seguridad y sin riesgos.

 

Con los avances de la medicina veterinaria, el número de perros y gatos ancianos es cada vez mayor. Así como nuestra expectativa de vida como seres humanos fue aumentada con los avances de la medicina, así lo ha sido con los animales.

 

Estos pacientes eventualmente tienen que pasar por procedimientos quirúrgicos, como la remoción de tumores, tratamientos dentales y cirugías ortopédicas. Una cuidadosa evaluación pre-operatoria del paciente hecha por el anestesista, ayuda en la elección del mejor protocolo anestésico y cuida de la recuperación, para que el despertar de la anestesia sea tranquilo y sin dolor o sobresaltos.

 

En la Clínica Veterinaria La Pastora, los animales son monitoreados por una serie de aparatos que garanticen la tranquilidad y seguridad del procedimiento y esos aparatos son:

 

Electrocardiógrafo: monitorea la actividad eléctrica del corazón, detectando arritmias, disturbios electrolíticos e isquemias.

 

PVP (Presión Venosa Periférica): Parámetro fundamental en cirugías con grandes variaciones de volemia, o cuando son administrados grandes volúmenes de soluciones (cristaloides, coloides, sangre, plasma, etc).

 

Oximetría: Método no invasivo que permite evaluar la saturación de oxígeno arterial, con el objetivo de identificar episodios hipóxicos.

 

Temperatura: Sensores rectales o esofágicos.

 

Lactato Sérico: Evalúa el grado de perfusión tisular del paciente