Los perros tienen problemas de Gastroenterología Veterinaria desde temprana edad debido a los parásitos internos, infección por parvovirus, e ingestión de cuerpos extraños, además de cachorros con problemas congénitos como el megaesófago.

 

En los gatos, el problema de los cachorros también son los parásitos intestinales, el virus de la panleucopenia y cuerpos extraños.

 

Durante la edad adulta, los problemas gástricos más comunes son:

 

ESOFAGO: En perros: esofagitis, traumas de esófago debido a los cuerpos extraños o mordeduras en el área del cuello y megaesófago secundario, hipotiroidismo y los nódulos esofágicos. En gatos: cuerpos extraños de forma lineal.

 

ESTÓMAGO: Gastritis que puede evolucionar en úlceras gástricas y torsión gástrica que es una condición de emergencia que debe ser atendida de inmediato.

 

PÁNCREAS: pancreática exócrina y pancreatitis (inflamación del páncreas)

 

HÍGADO Y VESÍCULA BILIAR: enfermedad hepática congénita, hepatitis provocada por virus, bacterias inflamatorias y tumorales o secundarias por envenenamiento, medicamentos o enfermedad hormonal. En la vesícula biliar, la litiasis (piedras en la vesícula) y mucocele.

 

INTESTINO: el síntoma más común es la diarrea, que puede ser de origen parasitaria como gusanos y giardiasis; viral, como parvovirus, coronavirus y distemper; inflamatoria y tumoral; obstrucciones intestinales generalmente provocadas por cuerpos extraños, constipación y dificultad en defecar.

 

En el caso que los síntomas del problema de Gastroenterología Veterinaria sean: vómitos, diarrea, inapetencia, dificultad en deglutir, regurgitar, gases, moco, distensión abdominal, dolor, dolor abdominal, sangramiento perianal, presencia de gusanos en las heces o en el vómito, cólicos, dificultad para defecar, presencia de cuerpo extraño en las heces o en la boca, DIRÍGETE INMEDIATAMENTE AL VETERINARIO.