En Clínica Veterinaria La Pastora, poseemos un equipo profesional calificado y con la mejor infraestructura para atender pacientes con problemas renales y urológicos vinculados a la Nefrología y Urología Veterinaria.

 

NEFROLOGÍA VETERINARIA

 

En la nefrología existen enfermedades renales agudas (DRA), que pueden ser adquiridas por bacterias (leptospirosis), intoxicaciones, envenenamiento, anestesias, estrés, choque séptico, trauma o cualquier otra enfermedad sistémica.

 

La enfermedad renal aguda lleva a cuadros más graves (generalmente presentando vómitos, diarrea, pérdida de apetito y postración intensa, pudiendo haber lesiones en lengua y encías), con gran posibilidad de muerte del paciente, pero es pasible de cura, principalmente cuando existe el diagnóstico precoz y el tratamiento intensivo inmediato, que son esenciales para la reversión del cuadro y la preservación del funcionamiento del los riñones.

 

Existen también las enfermedades renales crónicas (DRC) que sucede en animales de cualquier edad, pero es más común en animales de avanzada edad. En la mayoría de esos casos los síntomas clínicos son: beber agua en exceso, apetito selectivo o muy poco apetito, adelgazamiento, vómitos ocasionales, mal aliento y aumento en la producción de orina (donde la orina se vuelve muy clara, casi con color de agua).

 

En éstos casos lamentablemente al día de hoy no existe una cura definitiva, pero si existe la posibilidad de tratamiento y control para aumentar la sobrevida y la calidad de vida. Por eso es muy importante, sino vital, el diagnóstico precoz.

 

Hoy día con todos los recursos disponibles para diagnóstico y tratamiento, hay perros y gatos conviviendo con enfermedades renales durante años y con una buena calidad de vida.

 

UROLOGÍA

 

En la urología lo más común son los cálculos (piedras) renales, uretrales, uretrales y vesicales (en la vejiga), que atañen perros y gatos de todas las razas.  El tratamiento depende de diversos factores y en muchos casos, una cirugía es necesaria para retirar los cuerpos extraños formados.

 

Nuestro equipo de urólogos veterinarios, son capaces de diagnosticar y determinar el tratamiento más adecuado, clínico o quirúrgico (cuando hay necesidad de la extracción de los cálculos.

 

Enfermedades como infecciones bacterianas (cistitis, prostatitis), hiperplasia prostática, absceso prostático, incontinencia urinaria y las neoplasias (tumores), también pueden atacar el sistema urinario. En la mayoría de los casos, las señales clínicas son las de hematuria (sangre en la orina), dificultad y dolor al intentar orinar, sedimentos (arena) en la orina.