Cada día más, perros, gatos y últimamente algunos otros animales tomados como animales de compañía, forman parte de la vida de las personas, en buena hora pasando apenas de un animal de compañía, a miembros de esa familia tratados con el cariño, amor y respeto que todo ser vivo merece y lógicamente cuando se ponen enfermos, deben pasar por el Diagnóstico Veterinario para evaluar su salud.

 

Por ese motivo, los tutores han pasado de apenas encargarse de tener el alimento y un lugar donde los animales podían dormir, a no escatimar esfuerzos cuando se trata de la salud y bienestar de sus protegidos y en órden de éste cambio de paradigma, especialmente basado en los sentimientos y lazos que las personas han desarrollado, la Medicina Veterinaria se vio en la necesidad de evolucionar y acompañar la demanda de mayores cuidados, más prevención y la necesidad de las personas de que aquel pequeño animal, permanezca junto a ellos el mayor tiempo posible con la mejor calidad de vida que esté al alcance.

 

Los exámenes de laboratorio y el Diagnóstico Veterinario son herramientas hoy día imprescindibles y extremadamente útiles para la prevención y el diagnóstico definitivo de algunas enfermedades y para el acompañamiento del proceso de una condición o la evaluación de los resultados de un tratamiento. No siempre los exámenes de laboratorio “cierran” los diagnósticos, sino que sirven como triage y de esta forma en conjunto con otros síntomas clínicos y la historia clínica del animal, sirven para una correcta evaluación de cada cuadro y la indicación del correcto tratamiento.

 

Los exámenes de rutina, para el acompañamiento de la salud del animal, deben ser realizados cada 6 (seis) meses y los que son BÁSICOS es el hemograma, el análisis de orina, examen parasitológico, funciones renales, hepáticas, colesterol, triglicéridos y glicemia. Con estos test, es posible detectar algunas de las alteraciones más comunes de los animales de compañía de forma precoz, aumentando las chances de éxito terapéutico y garantizando la mejor calidad de vida a nuestros pacientes.

 

Además del Diagnóstico Veterinario de prevención, existe la medicina diagnóstica ante un cuadro de enfermedad o ante una emergencia. Para ello hoy día los veterinarios contamos con herramientas de última generación que nos permiten una visión total de lo que puede estar sucediendo, a través de radiografías, ecografías, ecocardiogramas, ultrasonidos, holters, tomografías, endoscopias, y una larga lista de etcéteras que casi igualan la cantidad de evaluaciones en medicina diagnóstica en humanos que contamos al día de hoy.

 

Lógicamente los exámenes son “radiografías” de la realidad de salud del animal, pero corresponderá al profesional experimentado interpretar y cruzar esos resultados para arribar a un correcto diagnóstico y la determinación de un procedimiento clínico adecuado para devolver la salud al animal analizado.

 

En La Pastora trabajamos con la última tecnología de diagnóstico para tener toda la información posible al respecto de tu mejor amigo y así, tomar las mejores decisiones al respecto de los tratamientos que recibirá el animal y de la forma más rápida y menos dolorosa de devolverle la salud y bienestar.

 

Laboratorio VeterinarioImagenología Veterinaria