Si tu eres de los que cree que el baño en gatos suficiente es aquel “baño de gato” que tu ronroneador amigo se da con su lengua, y que con eso se mantendrá higiénico adecuadamente, lamentamos decirte que estas cometiendo un error y te explicamos a continuación el por qué

Aquel “baño” que los gatos se dan con su propia lengua, no basta para dejarlos libres de las impurezas que pueden inclusive, hasta enfermar su piel. En verdad, éste hábito tan común entre los gatos, no es exactamente para “limpiarse”, sino que ese comportamiento se debe más a su instinto de protección, porque al lamerse, sus odores, acaban siendo camuflados.

Mitos como el de que “a los gatos no les gusta bañarse”o “los gatos tienen miedo del agua”, acaban al final, perjudicando a los mininos en ese sentido. Un gato solo presenta “rechazo” a ser bañado, si no se lo acostumbra a ello desde pequeño y aún de más adulto, si la experiencia se hace con cuidado y frecuencia, el animal acaba por acostumbrarse y entender que no es nada peligroso cuando “el movimiento” en el baño comienza.

Por ello, los gatos deben ser bañados SI, porque su lengua apenas retira una parte de la suciedad, pero su saliva no es antibacteriana y por ello, no lo limpiará lo suficiente para librarlo de patologías en la piel que lo puedan enfermar.

Entonces, ¿con qué frecuencia debo bañar a mi gato?

Lo ideal sería dar baños por lo menos una vez por mes, siempre utilizando productos específicos para gatos y agua tibia. Gatos con pelajes largos, también deben ser sometidos a esquila higiénica, principalmente en las épocas más calurosas del año.

Jamás, ni con perros ni con gatos, los fuerces a hacer nada, especialmente los baños, ni tampoco durante las primeras veces que los estás bañando hagas mucho “alboroto” con el agua, la manguera o el lluvero; esto los puede asustar crónicamente y cada vez que te oigan preparar el baño, ya comenzarán a elevar el nivel de estrés al punto que te será una misión ardua cada baño y algo bastante sufrido para ellos.

En caso que prefieras no darle un baño en casa (o no te tengas confianza para hacerlo), no dejes de traernos tu mejor amigo a Clínica Veterinaria La Pastora, donde con el mayor cariño y cuidado, le daremos su baño con los mejores productos del mercado.

Si ves que tu mejor [email protected] cambio su comportamiento en alguna forma, no dejes de llevarlo al veterinario para una revisión completa.

Te animamos siempre a que adoptes un animal para que puedas experimentar esa bella experiencia y que regularmente lo lleves a consulta veterinaria para su vacunación correspondiente y chequeos de salud. En Clínica Veterinaria La Pastora estamos preparados y siempre dispuestos a dar lo mejor de nosotros, para que tu animal de compañía tenga la mejor calidad de vida posible.