Viajar con perros, no es solo subirlos al auto y arrancar. Hay una serie de factores de seguridad que debemos tener en cuenta, no solo para ellos, pueden ser la diferencia entre la vida y la muerte de nosotros mismos. No dejes de saberlo a continuación

Cada día son miles de animales que se trasladan junto a sus tutores en vehículos por todo el Mundo, y no son pocas las veces en que vemos ciertas formas de transporte bastante temerarias, no solo para el bienestar de los animales, sino que ponen en riesgo a todos los ocupantes del vehículo.

Desde animales en la caja de las camionetas MUCHAS VECES SIN SIQUIERA UNA CORREA que los amarre, hasta animales que circulan libremente por los habitáculos del coche, con el riesgo plausible que con una pata apreten algo, o salten encima nuestro y listo, todo lo que necesitábamos para tener un accidente está listo.

Algo que tenemos que tener claro como tutores cuando viajamos con perros, es que nuestros pequeños, serán ETERNAMENTE NIÑOS peludos, como tal, siempre serán curiosos, juguetones y tal como si fueran nuestros propios hijos tenemos que hacer todo lo posible por darles seguridad y dárnosla a nosotros también.

COSAS QUE ESTÁN MAL!

Viajar con perros en la falda, así seas quien no va conduciendo (y si vas conduciendo en esas condiciones peor aún), es una práctica PÉSIMA, ya que delante de una maniobra brusca, una frenada o un choque inesperado, será nuestro mejor amigo quien salga disparado por el vidrio delantero, sin nada que lo sujete, porque NO, NUESTROS BRAZOS NO LOGRARÁN SUJETARLO.

Si vas solo en el auto y llevas a tu perro en el asiento del acompañante “suelto” está igualmente mal, porque la situación será la misma y con suerte que sobreviva un golpe seco contra el vidrio delantero, al verse asustado y sin nada que lo retenga, podrá correr y perderse del lugar, e inclusive ser atropellado por otros autos, lo cual es algo terrible también.

Llevarlos en la caja de las camionetas E INCLUSIVE EN EL TECHO (sí, hemos visto varios casos patéticos de animales siendo trasladados en la parte superior de los vehículos), es algo innecesario, irresponsable y que viola toda norma de bienestar animal existente en el país.

Viajar con perros en cajas de camionetas pick up, en cajuelas de automóviles sedan, es un pasaporte al desastre. Ante un accidente será el cuerpo de ellos quien sea lanzado fuera del vehículo, así estén con una correa en la caja de la camioneta, delante de un vuelco, ya sabes lo que sucederá.

Tanto como los niños, llevar perros en los asientos delanteros y para peor, sin sujeción alguna, es algo innecesario y de extrema peligrosidad delante de accidentes o movimientos bruscos.

Y a pesar de la foto divertida que utilizamos para describir este artículo (el perrito asomándose por la ventana), ésto NO DEBE HACERSE salvo que el animal esté correctamente sujeto al vehículo y que la sujeción apenas le permita llegar hasta la ventana y asomar la cabeza, pero no pararse en el marco ni asomarse, porque en un desnivel que el auto atraviese, o delante de algo que el animal vea y sienta el instinto de perseguirlo, el pequeño puede salir proyectado por la ventana y quedar colgando del lado de fuera del vehículo, pudiendo asfixiarse por las correas, o cosas peores.

¿CÓMO LOS TRASLADAMOS ENTONCES?

Para empezar al viajar con perros, SIEMPRE los animales deben llevar en su collar, de alguna forma (sea con chapita, o banda identificatoria) los datos del propietario. Hoy en día también se está comenzando con la instalación de chips en los animales, pero siempre se dependerá de dar con un veterinario que tenga scanner para saber efectivamente a quien le pertenece ese animal, por lo que lo más práctico es que esa información esté en el collar.

Para seguir, se debe llevar agua para ofrecerles durante el camino (si fuera un largo tramo), comida y algún juguete para que se entretenga. También algún abrigo si fuera necesario y bolsas de residuos por si necesitara hacer alguna necesidad en el camino (y que no importa que lo haga a un costado de la ruta, tenemos que arrojarlo en la basura).

ELLOS PUEDEN VIAJAR EN AUTO, EL TEMA ES QUE DEBE SER CON SEGURIDAD

La forma correcta de llevar un perro en el auto, es con un adaptador de pectoral (pechera), que se amarra al cinturón de seguridad, con una cinta que lo asegure también al techo del vehículo y si no, en un transportín específico para traslado de animales, también asegurado como se debe en la parte trasera del vehículo.

Además de esto, ¡cuidado! Si tu perro no está acostumbrado a viajar en automóvil, puede creer que estás llevándolo al veterinario (si solo lo sacaras para eso cuando salen en auto) y ponerse muy ansioso.

Es importante que lo lleves a pequeños paseos para que el vaya acostumbrándose al movimiento del auto y evite asociarlo con la ida al veterinario, que a muchos no les gusta (y lo sabemos!) y nunca te olvides de hacer pequeñas pausas para que el pueda bajar, estirar las patas y bajar la ansiedad que el viaje pudiera estarle provocando, a pesar de todos los cuidados preventivos.

LA CLAVE ESTÁ EN PENSAR EN ELLOS TAL COMO SI SE TRATARAN DE NIÑOS ETERNOS. LOS ADULTOS SOMOS NOSOTROS Y DEBEMOS GARANTIZARNOS SIEMPRE DE QUE LA SEGURIDAD SEA LO PRIMERO.

Si ves que tu mejor [email protected] cambio su comportamiento en alguna forma, no dejes de llevarlo al veterinario para una revisión completa.

Te animamos siempre a que adoptes un animal para que puedas experimentar esa bella experiencia y que regularmente lo lleves a consulta veterinaria para su vacunación correspondiente y chequeos de salud. En Clínica Veterinaria La Pastora estamos preparados y siempre dispuestos a dar lo mejor de nosotros, para que tu animal de compañía tenga la mejor calidad de vida posible.