La peritonitis es frecuentemente asociada con abdomen agudo en perros debido a la inflamación súbita de los tejidos abdominales, o del peritoneo, de ahí el nombre a la condición.

La peritonitis hace que el fluido cambie a la cavidad peritoneal, llevando a la deshidratación severa y desequilibrio electrolítico. La peritonitis puede deberse a causas infecciosas, como la gripe del estómago o causas no infecciosas, como una hernia.

Mientras que los más jóvenes tienden a tener un abdomen agudo en perros debido a causas infecciosas y traumáticas, los cánceres malignos son más frecuentemente la causa del abdomen agudo en los perros mayores. Es crucial determinar la causa subyacente del abdomen agudo, su veterinario puede tener que realizar la cirugía de emergencia para resolver la condición.

SÍNTOMAS DEL ABDOMEN AGUDO EN PERROS

  • Letargo
  • Temblores
  • Quejidos y Aullidos
  • Postura anormal (es decir, puede ser “escondiendo” su estómago exponiéndolo hacia arriba, o inclinándose adelante con el extremo trasero más alto en el intento de aliviar el dolor)
  • Respiración pesada
  • Abdomen hinchado (puede ser rígido al tacto)
  • Diarrea, que puede ser negra (también conocida como Melena)
  • Puede tener vómitos si el estómago o los intestinos están implicados

CAUSAS

Causas infecciosas del abdomen agudo en perros
  • Perforaciones en la cubierta del estómago del perro
  • Virus del estómago o del tracto intestinal
  • Peritonitis infecciosa
  • Enteritis viral (gripe del estómago)
  • Parásitos del estómago o intestinos
  • Infección bacteriana del útero
  • Absceso del hígado, bazo y / o páncreas
Causas no infecciosas del abdomen agudo en perros
  • Tumores
  • Cáncer
  • Envenenamiento
  • Defectos congénitos
  • Trauma en el abdomen, posiblemente involucrando ruptura de órganos (hernia)
  • Ruptura de los uréteres (tubos que transportan la orina), vejiga o de útero en perras preñadas.
  • Hernia congénita causando daños a los órganos
  • Obstrucción de la uretra u ureteres
  • Obstrucción del riñón o de la vesícula biliar (por ejemplo, depósitos de cálculos)
  • Dilatación gástrica

DIAGNÓSTICO DEL ABDOMEN AGUDO EN PERROS

El veterinario necesitará un historial médico completo para empezar a identificar lo que está causando el dolor abdominal en el perro. La historia que usted proporciona puede ofreceral veterinario pistas sobre qué órganos están causando el dolor abdominal repentino.

El médico veterinario también realizará un examen físico completo para ver si el dolor está realmente en el abdomen y no en los riñones o la espalda. Si su perro tiene un abdomen hinchado, su veterinario va a usar una aguja fina para retirar algunos de los fluidos del abdomen para enviar al laboratorio para su análisis.

Un perfil completo de sangre será realizado, incluyendo un perfil de sangre química, un recuento completo de sangre, un panel de electrolitos y un examen de orina.

El veterinario puede también utilizar una jeringa para hacer el examen de orina de su perro. También el veterinario podrá pedir una imagen para examinar internamente el abdomen.

Los rayos-x y el ultrasonido veterinario se utilizar para localizar la fuente del trastorno en el abdomen. Si su perro es joven (aún un cachorro) una prueba de sangre para Parvovirus también se puede realizar.

TRATAMIENTO DEL ABDOMEN AGUDO EN PERROS

El curso de tratamiento dependerá del diagnóstico. Sin embargo, la cirugía es a menudo necesaria. La terapia fluida intravenosa se requiere generalmente, porque los perros con dolor abdominal pueden quedar deshidratados, y esta situación puede convertirse rápidamente en una condición de riesgo de vida. La medicación para el dolor puede ser prescrita también, para dar a su perro algún alivio.

Los medicamentos se pueden utilizar para disminuir los ácidos estomacales y revestir el estómago, dependiendo de la causa de la enfermedad. De la misma forma, si la condición así lo indica, su perro puede tomar medicamento para detener el vómito y antibióticos para inhibir la infección bacteriana.

VIDA DEL PERRO LUEGO DE PADECER ABDOMEN AGUDO

El dolor abdominal es generalmente un indicador de una enfermedad seria que requiere el cuidado intensivo de la supervisión de un veterinario. Varios días de cuidados son típicos para sacar al animal de esta situación. En algunos casos, un animal puede tener que permanecer en el CTIV (centro de terapia intensiva veterinaria) durante períodos prolongados.

TRATAMIENTO EN CASA LUEGO DE SALIR DE LA INTERNACIÓN

Después de que el perro se queda en calma, ofrezcale todos los medicamentos prescritos exactamente como su veterinario prescribió, por la totalidad de tiempo que el veterinario ha recomendado que sean tomados.

Aquí no importa si los síntomas ya han pasado, el tratamiento se debe llevar hasta el final sin suspenderlo porque esto podría agravar, inclusive de forma irreversible una condición, en especial si se trata de infecciones que están siendo tratadas con antibióticos que, si se cortan antes de tiempo, las bacterias pueden volverse resistentes y más difíciles de combatir en una recaída de la condición.

Observe a su perro de cerca para notar cualquier cambio. Si usted encuentra hinchazón, pus, o si tiene alguna duda, llame a su médico veterinario inmediatamente, ya que esto puede convertirse en una condición de vida amenazadora rápidamente.

Seguir las recomendaciones de su veterinario son esenciales para garantizar que la condición de su perro está mejorando.