Nuestras rutinas llenas de tareas exigen que nuestros animales indefectiblemente acaben por horas solos en casa mientras nosotros vamos a trabajar. A veces ellos se lo toman normal… otras… no tanto. Conoce aquí consejos de como lidiar con la ansiedad de separación al dejar al perro solo en casa

No se llaman animales de compañía solo porque cumplen la función de acompañarnos, ellos también la necesitan, así como nuestra presencia, atención y afecto.

Antes de adoptar un animal, las personas acostumbran no preocuparse demasiado con este asunto, al final, tantos perros y gatos se quedan solos en casa y está todo bien ¿por qué el mío sería diferente?

Allí al poco tiempo de tener al perro solo en casa empiezan a aparecer muebles raídos, zapatos destrozados, el tarro de la basura regado por toda la casa, el papel higiénico decorando nuestros ambientes… y allí es que los dueños empiezan a desesperarse…

Castigar al animal, solo agravará la situación, aumentará más su estrés y los daños y su reacción a la soledad será cada vez peor.

Los perros tienen un tipo de memoria diferente, no son buenos con el razonamiento lógico, ellos no logran mirar para atrás en el tiempo más que una hora y cuando ellos han hecho “su arte” a media tarde y el dueño llega a la noche y lo rezonga y castiga, no entenderá jamás que es lo que está sucediendo.

El principal problema al dejar al perro solo en casa, es que el animal no razona que nuestra ausencia es temporaria, no recuerdan que el día anterior salimos y volvimos, solo saben que nos estamos yendo en ese momento y nada más importa. Cerrar la puerta y salir al trabajo debería ser una experiencia normal, pero para dueños de perros con ansiedad de separación es realmente un calvario. A nadie le gusta salir de casa sabiendo que nuestro mejor amigo se queda allí en la mayor angustia del mundo, inclusive oyendo sus ladridos cuando nos vamos alejando de la casa, nos vamos cada mañana con el corazón en dos pedazos y no es diferente para el animal que queda en casa…

Este es un asunto que requiere la mayor atención, y gracias a los estudios realizados, estos problemas ya no son vistos apenas como “mañas” del perro, o malcriadeces que ya pasarán por si solas.

Los perros son animales muy sociables y con un notable vínculo al ser humano, por lo que nunca estarán confortables cuando son dejados solos. Dejar el perro solo en casa puede inclusive, desencadenar una crisis en que los perros quedan realmente traumatizados, tal cual si fueran niños abandonados.

Esa ansiedad de separación puede desencadenar una serie de comportamientos que, naturalmente no deseamos que tengan, tales como ladrar constantemente (los vecinos te reclamarán mucho), hacer sus necesidades por cualquier lugar, roer los muebles, revolver la lata de basura, lamerse intensamente, inclusive morderse hasta provocarse heridas, entre otros.

Sin duda que si el perro tuviera que responder si apreciaría quedarse solo o no, la respuesta sería un rotundo no, pero, como el vive con humanos que necesitan salir para inclusive poder mantener la casa en donde él tiene su hogar, aquí van unos consejos para dejar al perro solo en casa, que pueden reducir significativamente el problema.

EL PERRO SOLO EN CASA DEBE “ACLIMATARSE” A ESA SITUACIÓN

Acostúmbralo de a poco. Si tu perro aún no está acostumbrado a quedarse solo, es una buena idea comenzar el entrenamiento lo antes posible. Prueba salir de casa 5 o 10 minutos y volver por unos dos o tres días, luego al cuarto día, sal 20 o 30 minutos y vuelves. Este pequeño entrenamiento ayuda al perro a entender que tu sales pero vuelves y con ello le ayudas a reducir la ansiedad.

Estos períodos menores a una hora se utilizan porque debes recordar que la memoria del animal es como máximo de 1 hora hacia atrás, entonces cuando tu sales y regresas a la media hora, el tiene noción del tiempo que hace que te fuiste y entiende que tu ida y tu regreso están asociados.

Prueba también promover algunos períodos de silencio y distancia durante el día, para que el se acostumbre que puede estar bien por si mismo, sin necesidad de estar encima de ti todo el tiempo.

EL PERRO SOLO EN CASA JAMÁS DEBE ASOCIAR QUEDARSE SOLO CON UN CASTIGO

Es importante que cuando interactúas con el en casa y hace algo malo, jamás el castigo puede ser dejarlo solo o encerrado en alguna habitación, porque así harás que asocie la soledad con un castigo. Muy por el contrario, debes buscar asociar esos momentos de soledad (tu por un lado en la casa y el por el otro) a cosas buenas, como por ejemplo, luego de venir del paseo, tomarse un descanso uno en el dormitorio y otro en el living por ejemplo.

ANTES DE SALIR DE CASA, PROCURA QUE EL PERRO GASTE ENERGÍA

Un buen paseo por la mañana puede ayudar bastante a quemar energía y reducirla para que, en el momento que tu te vayas, no sea utilizada para echar abajo tu casa.

La cantidad de ejercicio debe ser ponderada caso a caso, si el animal es joven o anciano, si tiene algún problema de salud, si hace mucho calor, o mucho frío, etc. Todo ello debe ser tomado en cuenta y una consulta veterinaria es necesaria para determinar que tipo de ejercicio el animal puede realizar.

QUÍTALE IMPORTANCIA A LA DESPEDIDA Y AL REGRESO A CASA

No te despidas cuando sales, ni hagas un “carnaval” al llegar. La separación y el reencuentro deben ser hábitos normales, no un hecho remarcable. Si te pones tenso, ansioso o le das mucha atención al animal antes de salir, el animal puede asociar esto a que algo malo se aproxima (quedarse solo), y al final del cuento, los resultados serán peores.

De igual forma, si le das mucha atención apenas llegas, casi haciendo una fiesta, aumentará su ansiedad la próxima vez que salgas, ansioso por que regreses para que le hagas semejante fiesta de nuevo.

PREPARA COSAS PARA QUE EL PERRO SOLO EN CASA REALICE CUANDO TU NO ESTÁS

Deja cosas para que tu mejor amigo haga cuando no estás. Es común oír relatos de dueños que al llegar a la casa ven algún objeto destruido, pero en verdad, no han dejado ningún juguete a disposición para que el animal pueda distraerse y ellos han agarrado lo que tenían a manos para matar el tedio de la soledad.

Coloca algunos juguetes por la casa antes de salir (pelotas, muñecos, huesos de juguete, etc), para que el animal tenga algo que hacer durante las horas que tu no estás. Puedes inclusive aumentar la apuesta, esconde algunos juguetes en sitios accesibles para que el pueda descubrirlos, con ello lo obligas a buscarlos y además de entretenerlo, lo estimulas física y mentalmente.

MÚSICA… MÚSICA!!

No es necesario que coloques la 9ª sinfonía de Beethoven en la casa, pero apenas la TV encendida, en un volumen normal, de preferencia en canales donde se hable bastante (los canales de noticias suelen ser útiles para ello), ayuda a que el perro escuche voces humanas todo el tiempo que tu no estás y así, evite sentir que se encuentra solo, porque al final, aquellas personas en la TV para el, son casi tan reales como tu mismo.

Si no deseas dejar la TV encendida, un radio con programas de variedades o música calmada ayudará mucho también.

MANTENTE PRESENTE AUNQUE ESTÉS AUSENTE

La ansiedad de separación del perro solo en casa será menor si tiene acceso a algo tuyo, que tenga tu olor, por ejemplo una pieza de ropa que hubieras utilizado recientemente. Esto no quiere decir que le dejes ropa sucia para que olfatee, sino que le dejes prendas que utilices, de preferencia cuando llegaste a casa y que no tengan mucho perfume.

UN COMPAÑ[email protected] PUEDE AYUDAR… Y MUCHO!

Dos animales se distraen mucho más que un animal solo. Claro que la decisión de adoptar un nuevo animal no puede ser una decisión tomada livianamente y debes tener en cuenta varios factores, que no sean solamente reducir la ansiedad de tu primer perro.

Haz una consulta veterinaria y pregunta si sería una buena idea en tu situación y las condiciones de tu perro y tu hogar, adoptar un nuevo animal y si la respuesta es si, que animal sería el adecuado en términos de pequeño, grande, hembra, macho, dócil o dominante. Porque luego de intentar resolver el problema de la ansiedad de separación, lo último que queremos es también tener que lidiar con un problema de incompatibilidad entre los animales.

CONSIDERACIONES FINALES

Un estilo de vida que te haga estar ausente durante muchas horas, inclusive días fuera de casa, debería hacernos reflexionar si un perro es un animal correcto para nosotros, o mejor dicho, si nosotros somos un tutor adecuado para un perro.

Como describíamos al principio, los perros son animales muy sociales y dependientes emocionalmente de los humanos y si dependiera de su voluntad, pasarían encima nuestro todo el día, todo el tiempo. Si tu sabes que pasas poco tiempo en casa, o que tu trabajo te tendrá lejos o con rutinas no estables, reflexiona bien sobre ello, porque es entendible que quieras tener un animal en casa y es bueno que lo desees y los ames como nosotros, pero ellos necesitan de nosotros, no solo las sobras de tiempo que podamos darles, nos necesitan y si no podemos comprometernos a ello, deberíamos considerar no tenerlos, al menos no perros o gatos.