A la hora de encarar la higiene de nuestras mascotas, debemos ser tan exigentes como en el asunto de los medicamentos. Una duda muy frecuente de los tutores es sobre usar en animales productos de higiene humanos

Los remedios y los productos de higiene de los humanos no pueden ser utilizados en los animales domésticos y te contaremos el por qué.

La respuesta es simple. Por más que amemos nuestros peludos y los consideremos parte de la familia, no debemos olvidar nunca que se trata de animales y no de personas.

En consecuencia, debemos evitar la humanización o el egocentrismo de pensar que lo que es bueno para nosotros debe ser bueno también para ellos. Por ser para especies distintas, los productos de higiene – y los medicamentos – son desarrollados respetando las características de cada especie y lo que es bueno para unos puede llegar a ser sumamente perjudicial para los otros.

En el caso de los productos de higiene, tenemos que tener muy claro, por ejemplo, que el pH (la unidad de medida que sirve para establecer el nivel de acidez o alcalinidad de una sustancia) de la piel de los humanos no es la misma que la del perro , o el gato o el de otros animales.

El pH de la piel de tu mascota vs. el tuyo

Tengamos en cuenta estos números:

  • El pH de la piel humana varía entre 4,5 y 5,9.
  • El de los perros está entre 6,3 y 7,5.
  • Los gatos tienen un pH entre 7 y 7,5.

Por lo tanto, deben utilizarse productos de higiene elaborados específicamente para cada especie, adecuados a su grado de alcalinidad o acidez.

Y no se debe caer en un error común, que es bañar las mascotas con shampoo para bebés, creyendo que es “más suave”, porque fue desarrollado para recién nacidos y, en general, indican que tienen pH neutro (ese “neutro” es tomando como base nuestro pH de humanos, PERO NO PARA LOS ANIMALES) y muchos piensan que también se pueden utilizar en sus mascotas sin consecuencias.

¿Cuál es el shampoo adecuado para tu mejor amigo?

Ahora ya sabemos que, por mejores resultados que usted obtiene en su pelo con su shampoo “de bebés” o el suyo propio, no debe utilizarlo para bañar su peludo. Lo más probable es que le provoque irritaciones o complicaciones mayores a nivel dermatológico.

Es importante que se utilicen productos de higiene indicados para perros, gatos o para la mascota que tenga en su casa. No deje de consultar al veterinario para que le oriente con las opciones más adecuadas.

Pero, además, como cada animalito tiene características particulares dentro de su especie, también deberá utilizar en él un shampoo que se adapte, por ejemplo, a la longitud y tipo de pelo o su piel que puede ser más o menos sensible.

Cómo seleccionar la crema dental correcta para una mascota

Usted también debe estar atento a lo que se refiere a la higiene bucal de su mascota. Si, los perros necesitan que les higienicemos la boca cepillándolos igual que nosotros, pero no con los mismos productos de higiene! La pasta dental elaborada para humanos tampoco debe ser utilizada en animales, ya que contiene elementos que pueden ser nocivos para ellos.

Además, tenga en cuenta un pequeño detalle. Enjuagamos la boca y no tragamos los componentes de estos productos. Pero los peludos no pueden o no saben escupir la pasta de dientes que usamos para cepillarse los dientes de ellos.

En ese caso, también se impone que los productos de higiene bucal sean específicos para cada especie, incluyendo el cepillo.

Tenga en cuenta también a la hora de la higiene de su mascota:

  • Asegúrese de que está utilizando productos de higiene de buena calidad. Recuerde la frase que dice “lo barato sale caro”.
  • Si usted lleva su peludo para bañarse en un Pet Shop, asegúrese de que utilizan artículos adecuados para su mascota.

Y para finalizar, sabemos del amor que todos tenemos por nuestros animales, pero NO DEBEMOS HUMANIZARLOS en el tema de la higiene (y en otros como el adiestramiento tampoco es recomendable hacerlo).

Mantenerlos limpios es correcto y necesario. Perfume, cosméticos y accesorios de higiene le interesan solo a usted y no a su amigo de cuatro patas.

Además, a muchos de ellos no les gustan estos productos y a otros tantos suelen molestarles y pueden incluso provocar diferentes tipos de reacciones alérgicas.