Conocida como hidropesía, ascitis infecciosa, o barriga de agua, es una enfermedad muy común en los acuarios de los principiantes en este arte que significa tener peces como animales de compañía, conoce más sobre ella a continuación

La presencia de aeromonas punctata, en el organismo de los peces en particular, induce a la producción y acumulación de un líquido color de rosa o verdoso, muy rico en linfocitos en la cavidad abdominal.

Por esta razón el vientre de los peces se vuelve cada vez más inflamado y la deformación de los tejidos lleva al levantamiento de las escamas al punto de parecer “erizadas”.

La presencia de estas bacterias en el organismo de los peces provoca graves inflamaciones intestinales y del hígado, lesiones renales e hipertrofia de otros órganos. Se trata de hecho, de una infección aguda muy grave, que puede llevar a los peces a la muerte en pocos días.

ORÍGENES DE LA HIDROPESÍA

El origen de esta patología puede tener varias causas, muchas de ellas ligadas a la inexperiencia del acuarista y también a la falta de cuidados en el mantenimiento del acuero y la baja calidad de los alimentos.

Una de las primeras causas de la hidropesía es la ingestión de alimentos congelados que, sufrieran interrupciones en la cadena de frío, o sea, que se hubieran descongelado y vueltos a congelar, o aquellos que se hubieran humedecido cuando su naturaleza es estar secos hasta la hora de ser administrados, y una vez humedecidos, o descongelados y vueltos a congelar en su recipiente, generar bacterias.

Otra causa muy común, es el agua sucia, principalmente aliada a una temperatura por encima de la deseada.

Las aeromonas viven de hecho, mucho mejor en temperaturas por encima de los 26 ºC y proliferan en la presencia de materia orgánica disuelta (en solución).

Cuando abusamos de la cantidad de alimento por exceso, o utilizamos filtros inadecuados (de poca potencia o volumen reducido en volumen, o material filtrante dudoso), terminamos por facilitar el estancamiento de las proteínas y los hidratos de carbono en el agua y las bacterias se reproducen de una forma tan rápida, que pueden dejar el agua con un aspecto lechoso.

Una presencia masiva d eestas bacterias obviamente provoca que los peces pasen a ser considerados como “objetivos a infectar”. Existe por ello una relación importante entre el agua lechosa y la temperatura elevada y los casos de hidropesía que se presentan.

CÓMO COMBATIMOS LA HIDROPÉSIA

Atendiendo las causas arriba mencionadas de la hidropesía, y la naturaleza de este padecimiento, para combatirlo será necesario corregir de inmediato los defectos ambientales y nutricionales de los peces de nuestros acuarios. Una verificación atenta del equipo de filtrado, una pequeña baja en la temperatura hasta los límites soportados por las especies del acuario y el cuidado muy especial con la calidad de los alimentos ofrecidos, son pautas a tener en cuenta para solucionar la barriga de agua en nuestros peces.

Siempre podemos aplicar tratamientos de acción bacterioestática, generalmente con Acriflavina, o Verde de Malaquita. La adición de antibióticos en el alimento de los peces más enfermos, puede ser de gran ayuda cuando el caso se toma muy avanzado.

Por ello, la forma más eficaz será aplastar una pastilla de  acriflavina, mezclada con un poco de aceite vegetal. Enseguida podemos elegir un alimento granulado, como máximo 100 mililitros por pastilla, esparciéndolo en un plato y adicionando el producto que preparamos antes (la pastilla de acriflavina aplastada). Revolvemos bien sin aplastar el alimento granulado, hasta que todo quede bien homogeneo. Se deja secar durante unas 5 horas, en ambiente sin ser expuesto al sol.

Luego, es solo alimentar a los peces afectados con esta mezcla y a los que estan con ellos que no presentan la enfermedad, conviene también darles el mismo alimento para prevenir las apariciones futuras.

EN RESUMEN

En suma, la hidropesía en peces de acuario se trata de:

Un agente patógeno: Aeromonas punctata

Ubicación taxonómica: Bacterias, Aeromonadaceae, género Aeromonas

Región infectada: Hígado, Riñones, Intestinos, Epidermis

Síntomas: Abdomen hinchado, escamas levantas, apatía, natación errática y ondulante

Otros síntomas: respiración acelerada, corrosión de las aletas y cola

Causa de la enfermedad: Agua polucionada, temperatura elevada, alimentos infectados

Tratamiento: Corrección de las causas de la polución del acuario, alimentos de buena calidad, utilización de antibióticos y bacteriostáticos con acriflavina, o verde de malaquita.

No dejes de consultarnos ante cualquier cambio en el comportamiento de tus peces que pudieran experimentar. Una solución a tiempo y preventivamente, ayuda mucho en evitar estos males a los animales