Los gatos tienen mal aliento? Necesitan utilizar desodorante? Ir a la manicura? Descubre estas y otras curiosidades sobre los gatos, éstos increíbles y místicos animales a continuación!

1 – Los gatos pueden ser diestros o zurdos

VERDAD: Así como los humanos, los gatos pueden tener más habilidad con la pata derecha o con la izquierda. En una investigación realizada con más de 100 gatos, se observó que cerca del 50% utilizaban la pata derecha, el 40% la izquierda y 10% ambas.

2 – Los gatos tienen Acné

VERDAD: Los gatos pueden tener acné felino, inclusive sin comer chocolate o estar en la adolescencia. Puntitos negros en la región de la barbilla pueden aparecer a cualquier edad por causa de la producción excesiva de grasa. Luego de confirmar el diagnóstico con el veterinario, mantén limpias las vasijas donde se alimenta y bebe para no acumular bacterias, enriquece el ambiente para evitar el estrés y mantén la barbilla del pequeñito siempre limpia.

 

3 – Los gatos no transpiran

FALSO: Ellos sudan pero no mucho y obviamente menos que los humanos, pues tienen menos glándulas sudoríparas. Cuando ellos se lamben, la saliva ayuda a refrescar el cuerpo.

4 – Los gatos que viven dentro de casa no necesitan ser vacunados

FALSO: Los gatos pueden ser infectados por diversas enfermedades traídas inclusive por nosotros mismos a la casa, en las suelas de los zapatos, en nuestra ropa, por los perros de casa que pueden traerlo también en sus patas, e inclusive ingiriendo insectos en casa. Por ello la vacunación siempre deberá ser realizada y dependerá del ambiente y la vida que lleve el animal.

5 – Los gatos necesitan comer ajo para no tener parásitos

FALSO: Además de no servir para NADA como vermífugo, el uso de ajo en la alimentación del pequeño puede provocar anemia (disminución de los glóbulos blancos) y enfermar de verdad al animal.

6 – Los gatos siempre caen parados

FALSO: La estructura del cuerpo de un gato (con ausencia de clavículas y columna flexible), alimenta la teoría de que el gato tiene 7 vidas, ya que muchos sobreviven a caídas de las alturas por contorsionarse en el aire hasta acomodar su cuerpo y caer de pie, pero no siempre el gato tiene el tiempo suficiente de hacer estas maniobras y se pueden lastimar seriamente al caer. Coloca mallas de protección en los balcones y ventanas de la casa para proteger a tu amigo de accidentes que, estadísticamente, en la mayoría de los casos son fatales.

7 – Las mujeres embarazadas no pueden convivir con los gatos

FALSO: El Toxoplasma Gondii, que provoca la toxoplasmosis, se encuentra en las heces de los gatos que ingirieron carne mal cocida, ratas, ratones o pájaros con cistos del protozoario. La toxoplasmosis afecta el desarrollo del feto humano, pero para que ocurra la contaminación es necesario ingerir accidentalmente las heces del gato contaminado, o colocar la mano en la boca luego de manipular las heces de un gato contaminado.

Estando embarazadas no podemos descuidar nuestra higiene, no solo por la toxoplasmosis, sino por otros tipos de infecciones que podemos padecer, si tenemos una pobre higiene en casa y en nuestra alimentación, porque los parásitos del toxoplasmo pueden estar presentes en carne mal cocida, leche cruda, verduras y legumbres, y no solo los parásitos del toxoplasmo, sino de diversos otros tipos de bacterias.

8 – Los gatos precisan “salir de fiesta” por la noche

POLÉMICO: Si… piensa en un tópico polémico… es este! Hay quien diga que los gatos necesitan de ésta libertad, pero antes de abrir la puerta, recuerda todos los riesgos a los cuales estarán sujetos, desde atropellamientos, envenenamientos, peleas con otros gatos o perros e inclusive maldad humana. Los gatos bien tratados viven felices en apartamentos y casas y no necesitan “salirse de fiesta” por ahí, solo necesitan un ambiente enriquecido con arañadores, juguetes y una cama confortable y mucho cariño y no necesitará tanto así, salir de “farra” nocturna.

Pero si crees que es importante que salga, pero no quieres correr riesgos, siempre puedes sacarlo a paseo con un pectoral y recuerda siempre en su collar colocar una identificación con tu nombre y número telefónico.

 

9 – El pelo de gato los engorda

FALSO: Si el/la pequeñ[email protected] está arriba de su peso y no tiene problemas de salud diagnosticados por el veterinario, ciertamente está gordito porque come demasiado y no se ejercita y no porque pasa el día lamiéndose y tragando pelos. Dieta y ejercicio ya!

10 – Los gatos necesitan tomar leche

FALSO: Adultos de cualquier especie tienen dificultad en digerir la leche de otro mamífero que no sea su madre, además que muchos gatos tienen intolerancia a la lactosa. Si tu idea es darle un “gusto”, o aumentar su ingestión de líquidos en el día y el peludo no toma demasiada agua por si mismo, intenta con raciones húmedas… ellos las aman! En nuestra tienda en La Pastora encontrarás muchas opciones!

11 – Los gatos destruyen la casa

DEPENDE: Los gatos necesitan afilar sus uñas y gastar energía y si no tienen lugares adecuados para ello, tal vez la opción más fácil sea tu lindo sofá, o las patas de tus lindas sillas de comedor. Tejidos impermeables con tramas más cerradas, no le agradan mucho a los mininos y si puedes revestir las patas de los muebles con hilo sisal… ellos lo amarán!

12 – Gatos y Perros no se llevan bien

FALSO: Inclusivo los gatos adultos pueden adaptarse y tener una convivencia feliz, jugando mucho con amigos perrunos.

13 – A los gatos no les gusta jugar

FALSO: Muchos gatos juegan bastante más que los perros. Ofrécele diversos estímulos que lo ayuden, inclusive a mantenerlo activo y en forma, que verás lo mucho que a ellos les gusta.

 

14 – Los gatos precisan su caja sanitaria siempre limpia

VERDAD: Los gatos son muy exigentes con el estado de su baño y si la higiene no fuera la adecuada, el podrá orinar por toda la casa. La recomendación es que se tenga una caja sanitaria para cada gato de la casa y una de reserva.

15 – Los gatos no precisan cortarse las uñas

POLÉMICO: Ellos no enfermarán ni mucho menos si no les cortamos las uñas, pero las uñas de los gatos crecen rápidamente y, para evitar arañazos (en los muebles y en tí mismo), es importante revisar sus uñas con frecuencia. Algunas personas dicen que los gatos precisan sus garras afiladas para defenderse, cazar lo que sea que ingrese a sus “dominios” y que no es natural para los felinos domésticos pasar por la manicura de forma periódica, pero todo dependerá del temperamento de tu gato y de como veas que sus uñas demasiado largas, lo pueden afectar para caminar o cuanto afectan a todo tu mobiliario para considerar darles una cortadita.