El cáncer de mama en mascotas es una afección grave que requiere atención. Tumores mamarios son las lesiones más frecuentes en perras y la tercera más frecuente en gatas. Aquí te comentamos como prevenirlas

Consultas de rutina son importantes para diagnosticar el cáncer de mama en sus fases iniciales, y con ello aumentar lo más posible las chances de cura, o sobrevida de nuestros mejores amigos. Los tutores debemos estar atentos a varios síntomas para justamente acudir al veterinario para un correcto diagnóstico cuando detectemos su ocurrencia, tales como dolor, hinchazón, secreciones mamarias, o carozos en la región de las mamas o próximos a ellas.

El diagnóstico inicial se realiza tal como en las mujeres humanas, por exploración manual (palpado) y observación de los nódulos. Luego, cuando son detectadas alteraciones, o no se tiene seguridad si lo que se palpó fuera o no un nódulo, se complementa con análisis de rayos x y ultrasonido.

Sobrepeso, edad avanzada y embarazo psicológico pueden desencadenar el cáncer de mama en mascotas, tal como lo provocan en la medicina humana, y tal como sucede en nosotros los humanos, la aparición de tumores en perras y gatas no tiene un único motivo u origen.

Entre los factores desencadenantes observamos la naturaleza genética, ambiental y hormonal. Sabemos que esto sucede con mayor frecuencia en hembras con edades entre 10 y 11 años de edad y también en hembras obesas.

El tratamiento casi ineludiblemente requiere cirugía. Una biopsia apuntará la necesidad de quimioterapia. La incidencia de nódulos malignos en las mamas de perras es del 50% y en gatas del 80%

Es importante identificar el problema al comienzo, porque cuando el tratamiento es precoz, las chances de cura aumentan en un 90% aproximadamente.

Una alimentación correcta y balanceada, además del control de peso, son factores que ayudan a prevenir la enfermedad. pero la forma más eficaz sin lugar a dudas de prevenir la incidencia de cáncer en perras y gatas, es LA ESTERILIZACIÓN temprana.

Estudios han confirmado que la castración realizada ANTES DEL PRIMER CELO, es el procedimiento más indicado para la prevención además, del cáncer de mama en perras y gatas, llegando al mínimo 0,5% la probabilidad de desarrollar tumores en los animales esterilizados tempranamente.

Si la castración fuera realizada entre el primer y segundo celo, la probabilidad de cáncer, aumentará al 8% y luego del segundo celo, las incidencias de cáncer se podrán dar en un 26% aproximadamente de las perras y gatas esterilizadas. Pero sin lugar a dudas, 26% se aleja mucho del 50% al que podrían llegar si no fueran esterilizadas (en el caso de las perras) y se aleja muchísimo del 80% de los casos de cáncer en gatas que no fueran castradas.

Por ello es sumamente importante entender que LA ESTERILIZACIÓN NO ES SOLO PARA EVITAR NACIMIENTOS NO DESEADOS, ES UN TEMA DE SALUD Y BIENESTAR ANIMAL. 

Existen muchos mitos alrededor de la esterilización / castración y te diremos que la enorme mayoría SON FALSOS. Pero nos ocuparemos de ello en este artículo AQUI, porque no podemos permitir que por culpa de una falsa creencia, la salud de tu mejor [email protected] se exponga a mayores riesgos y enfermedades terribles como el cáncer.

PARA NO OLVIDARNOS!

La preocupación debe ser constante. Pero sería bueno también tomar Octubre, que es el mes internacional de la prevención del cáncer de mama en humanos, llamado “Octubre Rosa” para también marcarlo en nuestra agenda, para chequear a nuestras pequeñas como chequeo de rutina, pero no hace falta esperar a octubre cada año si vemos algo extraño en ellas el resto del año.

IMPORTANTE TENER EN CUENTA

El cáncer de mama NO APARECE SOLAMENTE EN HEMBRAS. A pesar que sea el género de principal incidencia, los machos también pueden sufrir con ésta enfermedad. El cáncer en mascotas surge con más frecuencia en animalitos de 7 a 12 años.

Es un absoluto MITO que las perras tengan que tener 1 cría antes de ser esterilizadas, y también es un absoluto MITO que los animales necesiten tener relaciones sexuales para “ser felices”. Por un lado, estudios indican que no hay vínculo en absoluto con haber procreado 1 vez con la disminución de la incidencia del cáncer de mama; y por otra parte, el “placer sexual” que muchos indican como negativa a castrar, en animales no se corrobora, porque los animales copulan entre sí por instinto, no por satisfacción psicológica y demostrado sobremanera queda, que los animales castrados, tienen vidas más largas y felices, sin exponerse a los cambios hormonales y riesgos de correr detrás de perras en celo, o de padecer enfermedades venéreas de contagio sexual.

Considerando que las hormonas sexuales aumentan los factores de riesgo de cáncer en mascotas, los celos acaban estimulando su aparición. Entonces, cuando las perras tienen su celo cada seis meses y las gatas tienen su celo estimulado con la presencia de machos, a cada celo, aumentan las posibilidades de incidencia de cáncer. Cuántas más veces el animal entra en celo, mayor el riesgo de desarrollar cáncer. Por ello, la aparición es más común en perras y gatas a partir de los 9 años de edad, cuando llevan acumuladas decenas de celos en su cuerpo.

Si ves que tu mejor [email protected] cambio su comportamiento en alguna forma, no dejes de llevarlo al veterinario para una revisión completa.

Te animamos siempre a que adoptes un animal para que puedas experimentar esa bella experiencia y que regularmente lo lleves a consulta veterinaria para su vacunación correspondiente y chequeos de salud. En Clínica Veterinaria La Pastora estamos preparados y siempre dispuestos a dar lo mejor de nosotros, para que tu animal de compañía tenga la mejor calidad de vida posible.