Las enfermedades oculares necesitan de atención especializada de oftalmología veterinaria y en Clínica Veterinaria La Pastora contamos con el servicio de oftalmología veterinaria, prestado por profesionales especializados en el área.

 

Algunas razas de perros y gatos tienen predisposición a enfermedades de oftalmología veterinaria específicas, que pueden ser congénitas (de nacimiento), o adquiridas. Perros jóvenes de las razas Sharpei, Bulldog, Rottweiler, ChowChow, entre otras frecuentemente desarrollan alteraciones de conformación de los párpados que requieren tratamiento quirúrgico. Otra afección común en animales jóvenes que tienen indicación quirúrgica es el prolapso de la glándula del tercer párpado, que surge como una bolita roja en la parte interna del ojo y que puede resultar en molestia y secreción ocular excesiva.

 

Razas de hocico corto y ojos saltones, como el Pug, Shitzu, Lhasaapso, Pequinés y gato persa comunmente sufren de úlceras de córnea y exigen cuidados especiales dada la conformación de su cara. Otra enfermedad oftálmica diagnosticada con mayor frecuencia en Cocker Spaniel, Poodle, Beagle y BullDog está relacionada a lubrificación de la superficie de los ojos. Estos animales pueden producir lágrimas en cantidades y calidad inadecuadas.

 

Enfermedades de los ojos de seres humanos, pueden suceder en los animales, como el glaucoma, catarata, alteraciones de la retina. Tumores de párpado tienen mayor incidencia en animales ancianos. Algunas alteraciones inflamatorias oculares (uveítis) pueden ser consecuencia de enfermedades sistémicas y por lo tanto, es de extrema importancia que se realice esta correlación buscando la causa del problema oftálmico.

 

Los principales síntomas de problemas oculares de oftalmología veterinaria son; ojos rojos, secreción ocular, prurito (picazón), ojos cerrados o pestañeando excesivamente, desorientación, inseguridad y cambios en el aspecto de los ojos, como aumento en el volumen del globo ocular.

 

En caso de cataratas, las cirugías se realizan con focoemulsificación, que es el método más seguro y con mejores resultados en el tratamiento de esta afección.