Cuando vemos una pelea entre perros, especialmente cuando uno nuestro está involucrado, la desesperación se apodera de nosotros y tratamos de apartarlos de cualquier forma, pero la mayoría de las veces cometemos errores que no solo no la solucionarán, sino que pueden empeorarlo todo

Sabemos la angustia que genera semejante situación y sabemos la desesperación de separarlos y ponerlos a salvo que toma nuestro cuerpo, pero muchas personas, al no saber como actuar correctamente pueden acabar trayendo consecuencias mucho peores que la propia pelea, no solo para los animales, sino para los humanos. Por ello en éste artículo, te comentaremos 8 formas como detener una pelea entre perros de forma correcta.

ANTES QUE SEPARAR UNA PELEA ENTRE PERROS… LO MEJOR ES PREVENIR QUE NO SUCEDA

Antes de nada más, es bueno saber como evitar que la situación de la pelea exista. Debemos observar la interacción que los peludos tienen entre si, si están poniéndose tensos, si gruñen, o si empiezan a mostrar los dientes, o en vez de jugar normalmente, tienden a tirar tarascones “juguetones” al cuello del otro perro. En estos casos, es imprescindible tomar nuestra mascota por la correa y alejarlo rápidamente de esa situación.

Muchas veces los “juegos” pasan de algo tranquilo a una guerra campal en cuestión de segundos. Otras, puede suceder que dos machos (especialmente los que no están esterilizados), busquen enfrentarse en búsqueda de demostrar quien es el Alfa. También hay peleas por comida, por una hembra que ronda el lugar en celo (aquí vemos otro problema de tener los animales sin esterilizar), e inclusive por defender los cachorros.

Ahí,cuando el desastre se desata, las personas queremos ayudar para separar y gran parte de las veces terminamos lastimados, por no saber que hacer. Entonces presta bastante atención en las siguientes recomendaciones para detener una pelea entre perros.

PRIMERO CÁLMATE

Tu calma es fundamental delante de una pelea entre perros, porque los nervios no te permitirán pensar correctamente, o que actúes correctamente delante de una pelea. La mayoría de los embates entre caninos duran apenas algunos segundos. Por lo tanto, resiste la tentación de soltarle la correa. De forma instintiva y en el medio del “escándalo”, tu animal puede girar y morderte. Lo mejor es que agarrando fuerte la correa cuentes hasta 10 segundos respirando antes de intervenir.

HAZ RUIDO

Una buena técnica para apartar una pelea entre perros, es asustarlos con un ruido fuerte y repentino. Así ellos quitarán la atención de su contienda y le prestarán atención a ese ruido que acaban de escuchar, con lo cual dejarán de morderse o gruñirse. Puedes dar un grito fuerte y tan grave como te sea posible, aplaudir fuerte, golpear con un pie en el suelo (siempre y cuando no estés sobre un piso de tierra donde no se oriá nada), golpear 2 latas de metal, y si ya fueras preparado para una eventual pelea, lo mejor es llevar algún tipo de sirena que puedas accionar cuando la pelea se genera. Existen unas cornetas de carnaval que se venden en las casas de chascos y que hacen un ruido muy fuerte y que te puede ayudar tener una en la bolsa cuando sales a pasear con tus animales.

MÓJALOS

El agua llama la atención de los perros y además  de ellos a la mayoría no le agrada ni un poco ser mojados de repente. Puedes utilizar una manguera, un vaso, un balde, latón o lo que tengas a mano que pueda cargar agua suficiente para “impresionarlos”. Si estás de paseo con tu mascota fuera de casa, lleva una botella de agua llena siempre, en especial si tu mascota es de “buscarse problemas”. Un “aguaso” no le hará daño y logrará que la atención se vaya del centro de la pelea y se preocupe de saber de donde vino toda esa agua de repente.

UTILIZA UNA BARRERA

Busca a tu alrededor algo que pueda ayudarte a separar los animales que se están peleando, por ejemplo una madera, un gran pedazo de cartón, un palo grande, o la tapa de algún contenedor. Cualquier cosa que sirva de escudo para tu brazo (así no te morderán) y que al mismo tiempo te permita crear una barrera no solo visual, sino corporal entre los animales.

LANZALES UN COBERTOR

Si uno de los peludos no puede ver a su adversario, dejará de pelear. Además de ello, el otro evitará atacar porque no entenderá lo que está sucediendo con aquel cobertor que se mueve. Podrás utilizar un cobertor, acolchado, alfombra, cualquier cosa con lo que logres cubrir a uno de los animales. Importante que el material en que esté hecho con lo que vas a cubrirlo sea denso lo suficiente como para que la luz no pase. El perro que queda cubierto por el manto, ocupará su energía en tratar de librarse de lo que lo aprisiona y en seguida, el otro animal puede ser retirado por otra persona, o distraído para ser llevado a otro lugar.

JALALO POR EL RABO

Ten mucho cuidado con esta opción, porque tal vez de forma instintiva el animal se de vuelta y quiera morderte a tí. Lo bueno de esta opción es que se trata de una técnica eficaz, ya de último remedio, para detener una pelea entre perros. Jala de su rabo con fuerza hacia atrás y hacia arriba, hazlo con fuerza pero no te excedas porque el rabo es parte de su columna y no queremos fracturarlo.

USA TUS PIERNAS

No es necesario que golpees un animal para separar una pelea entre perros, pero si que te muevas con bastante energía para detener el enfrentamiento. Se permite ésta técnica en caso de que la persona esté vistiendo un pantalón de jean o de tela gruesa (porque probablemente una o ambas piernas puedan ser el objetivo de algunas mordidas en el medio del escándalo).

ÚLTIMO RECURSO ANTE UNA PELEA ENTRE PERROS: USA LOS BRAZOS

Si nada de lo que anteriormente te recomendamos funciona, o si no tienes a mano ninguno de los elementos que podrás utilizar para separarlos, entonces utiliza tus brazos. Levanta las patas traseras de uno de ellos mientras alguien más hace lo mismo con el otro perro, tal como si sus patas traseras fueran las manijas de una carretilla y jalándolos hacia atrás ambos, lo más rápido posible, alejando un perro del otro.

Una vez que hubieras conseguido que los perros queden alejados, deberás mantenerlos a cierta distancia el uno del otro por cierto tiempo hasta que los ánimos se calmen. Si fueran perros que conviven en casa, no cometas el error de apartarlos y no permitir que ya se puedan juntar nunca más, porque eso aumentará el problema. Mantenlos separados un poco de tiempo hasta que se olviden de la tal pelea y luego intenta que se acerquen nuevamente manteniendo la calma, porque los animales sienten todas las emociones humanas, especialmente la tensión y reaccionan a ello.

En Veterinaria La Pastora podemos ayudarte en lo que es asesoría en comportamiento animal. Todos nuestros años trabajando con animales nos dan la experiencia necesaria para poder ayudarte a reeducar ese amigo “peleón” que tienes en casa, y también para educar a ese amiguito “asustadizo” para el que cualquier cosa puede ser sinónimo de pelea. No dejes de consultarnos